• Isidora Correa

¿Qué es lo que tu mascota realmente debe comer?

Muchos de nosotros pensaríamos que lo ideal para nuestra mascota sería una dieta balanceada ¿no? Es más, el 42% de los dueños piensan que sus perros y gatos son omnívoros.



El sondeo realizado por la empresa Virbac, reveló el gran desconocimiento que tenemos sobre nuestros compañeros peludos. Según Peter Savolainen, el genetista evolutivo del laboratorio de Ciencias de la Vida en Suecia, todos los estudios apuntan a que los perros descienden de los lobos, lo que nos hace entender sus instintos carnívoros, que provienen de hace aproximadamente 33 mil años.


A pesar de que son parte de nuestra familia e intentamos darles lo mejor de nosotros, las encuestas muestran que no lo estamos haciendo tan bien. Su alimentación, sus hábitos de ejercicio físico y de salud se alejan de lo que que estaban acostumbrados sus antepasados. Según la medición, el 56% de los dueños reconoce que perros y gatos tienen preferencia instintiva por dietas carnívoras, pero tan sólo 21% de ellos elegiría una dieta alta en proteínas como una mejora a su alimentación. La tendencia es clara: muchos están prefiriendo convertir las dietas de sus perros o gatos en veganas, pensando que esta sí puede ser igual de sana que en los humanos.


¿Por qué no?


El intestino de los perros es corto al igual que en los carnívoros estrictos porque la carne es un ingrediente fácil de digerir en comparación a las fibras de los vegetales. Los herbívoros como los caballos o las vacas, tienen un intestino muy largo para fermentar los alimentos que ingieren.

La digestión del almidón. En los perros existe la presencia de genes asociados a la digestión del almidón de los hidratos de carbono, lo que les permite tener una dieta omnívora.


El patrón de su fermentación. Para que el intestino procese las proteínas o los hidratos de carbono, la comida debe fermentar dentro. En el caso de los herbívoros, lo hacen con microorganismos que fermentan los carbohidratos mejor que los carnívoros, por lo que aprovechan mejor esos nutrientes.



Su dentadura. Sus dientes son iguales a los de un lobo, de un oso, una hiena e incluso a los de un gato, porque comparten algo en común: el orden Carnívora.

Rutas metabólicas alternativas. Los perros pueden sintetizar glucosa, la que es necesaria para el cerebro mediante rutas que usan proteínas para funcionar.


La capacidad de hacer ayuno. A comparación del humano, los perros pueden estar mucho más tiempo sin comer, algo que vemos con frecuencia en carnívoros que se alimentan de presas como los leones. No obstante, en los osos, que son omnívoros, también es usual. La excepción a la regla: el gato es un carnívoro estricto pero por sus necesidades metabólicas necesita comer con mayor frecuencia que un perro, de manera que el tiempo de ayuno no es una evidencia a tener en cuenta en esta especie.


Teniendo en cuenta esto, ¿cómo se deben alimentar?



“Debemos buscar alimentos que contengan alrededor de un 35-40% de proteína animal”, asegura Ricardo Coedo, Technical Manager de Animales de Compañía en Virbac, quien sostiene que pese a que una gran parte de los encuestados los consideraba como tal, los hidratos de carbono como el maíz, la papa, el trigo o el arroz, no son elementos esenciales en la dieta de los carnívoros, aunque éstos tengan que gastar niveles elevados de energía”.

31 vistas0 comentarios