• Isidora Correa

Todos los perritos se van al cielo: funerales para mascotas


Para muchas personas las mascotas representan una parte más de la familia. Cuando parten, a veces se hace más fácil despedirlas haciendo un ritual: funerales, ceremonias de cremación o incluso la taxidermización del peludo.




En Chile, la tendencia por varios años ha sido la cremación; el proceso funciona igual que con los humanos y los dueños pueden quedarse con las cenizas para atesorar su presencia para siempre.

“Decidimos cremarla porque enterrarla significaba tenerla en un patio en el que no ibamos a estar para siempre -eran arrendatarios- y tomamos la decisión de mantenerla más cerca para siempre recordarla”, dice Camila Fernández, quien vio a su perrita Samanta partir, luego de haberlos acompañado por 7 años.

Son varios los cremadores en el país que prestan este servicio. El más popular es ETERNAPET, que dependiendo del peso de la mascota, cobra desde los $50 mil.


En el caso de los funerales, BuinZoo cuenta con un cementerio para mascotas llamado Parque de Asís, donde desde su creación en 1989, se han enterrado a más de 15.000 mascotas. El acceso al lugar está sólo autorizado para quienes tengan mascotas descansando ahí, lo que lo hace un espacio sumamente tranquilo.


Los precios van desde los $68 mil hasta los $92 mil, dependiendo del tamaño de la mascota.

El origen de esta tradición se remonta al siglo XIX, en India, donde los Maharajá adoraban a los perros tanto como las vacas.

Hasta el día de hoy, las mascotas siguen siendo parte importante de la familia y por eso, han aumentado las opciones para despedirse del fiel compañero que marcó tus días.

4 vistas0 comentarios