• Isidora Correa

Llegó el invierno: Cuida las patas de tu perro



El invierno ya llegó y las lluvias, el piso con escarcha e incluso la nieve pueden ser difíciles para las patas de nuestro amigo peludo. Prevenir las lesiones relacionadas con los cojines de las patas es muy importante para el cuidado del animal y su bienestar.

Uno de los factores más peligrosos para las patas de nuestros perros es la sal que se usa para derretir el hielo en las calles y veredas cada vez que hay una helada o nieva. El contacto permanente con anticongelantes puede provocar quemaduras químicas en las patas del perro. Por esto, cada vez que nieve, para evitar problemas prefiere pasearlo por el pasto o por la nieve.

Asimismo, una amenaza muy factible puede ser la ingestión de anticongelantes. Los perros pueden lamer sus patas e ingerir sales de deshielo. Para evitar que el peludo ingiera sales de deshielo, puedes mantener un recipiente poco profundo con agua tibia y un paño cerca de la entrada de la casa para que pueda limpiar las patas del perro cuando vengan del frío. También existen limpia patitas que puedes comprar en tiendas de mascotas.

Los perros dejados en el frío durante largos períodos de tiempo también están en riesgo de sufrir congelamiento en las patas (y otras extremidades – orejas, cola, etc.) e hipotermia. No se recomienda que los perros pasen horas en el frío. En invierno, paseos cortos más frecuentes son mejores para su perro a dar un largo paseo único. Si sospechas que su perro tiene hipotermia o congelación, debes llevarlo a un veterinario de inmediato.

Además, al igual que el aire seco del invierno puede secar la piel humana, también  puede contribuir a la sequedad y agrietamiento de las patas del perro. El mantenimiento de un humidificador en la casa también debe prevenir la piel seca y con comezón, tanto para usted y como para su mascota.

3 vistas0 comentarios