• Isidora Correa

Los 5 pecados capitales en la salud bucal de nuestras mascotas

Actualizado: 5 de jun de 2019

Desde que nacemos siempre escuchamos cosas y tenemos preconcebidas otras. Este es el caso de la salud bucal de perros y gatos. ¿Sabías que darle huesos está extremadamente contraindicado? Sigue leyendo y te enterarás de todos los tips que nos da la Odontóloga canina Sonia Madrid de @odontoveterinaria.cl en Instagram.


1.

Los perros de raza pequeña tienen mucha mayor predisposición a tener dientes de leche retenidos. Las personas esperan a que se le caigan solos, pero muchas veces no lo hacen. A los 6-7 meses, si sigue teniendo dientes de leche, hay extraerlos.

  • ¿Cómo reconocerlos?. Por lo general, los dientes de leche están por fuera de la corrida de dientes, hacia el labio. En cambio, el diente definitivo sale por detrás.

Mito vs Realidad. El diente muchas veces NO se cae solo, el intentarlo dándole huesos, piedras o cualquier objeto podría fracturar su diente, porque viene con la raíz completa.

  • Consecuencias. Si el animal vive toda su vida con dos corridas de dientes primero, acumulará mucha más comida entre los dientes, por ende, mayor cantidad de bacterias y genera mala oclusión, o sea, el perro no podrá cerrar bien su boca.


Gentileza Dra. Sonia Madrid, Odontóloga Veterinaria



2.

Los huesos. Huesos de animales o juguetes tan duros como un hueso tienen alta incidencia en la fractura de los dientes, de hecho, el 40% de las fracturas es debido a la mordedura sistemática de un hueso. Generalmente en el cuarto premolar superior, que por un movimiento brusco, o un roce, el diente se termina cayendo.



  • Diente descastado. La constante mordida de objetos duros desgastan el diente. Por lo general, los incisivos y los caninos son los que más sufren de este desgaste.

  • Entonces, ¿qué juguete darle? Está perfecto que el perro mastique objetos, sí. Todo ese proceso bucal de masticar y morder ayuda al la limpieza. Darle piedras o huesos, no. Hay huesos grandes de goma, con punta redondeada para que el perro mastique. Huesos de cartílago blando y barras crocantes, que además de ser muy entretenidas para el perro, tienen un efecto anti bacteriano porque contienen caseína, componente anti bacteriano en la boca de nuestros regalones.

3.

Lavarle los dientes a nuestras mascotas con pastas de dientes humanas. Por lo general, la pasta de dientes tipo Colgate que usamos a diario contiene flúor, componente sumamente tóxico para nuestros perros o gatos, por lo que exclusivamente se debe usar una pasta especialmente creada para ellos.



4.

Dejarle el cepillo viejo a nuestra mascota. Principalmente, los cepillos de dientes tienen que ser nuevos, no el del humano que no está en uso. Primero, si ya está desechado por el humano es porque está viejo, porque las cerdas ya no son las mejores, por lo que si no nos sirve a nosotros ¿cómo le va a servir a nuestra mascota? Por otra parte, los cepillos juntan bacterias, que son perfectamente transmisibles a nuestros amigos peludos.


5.


No usar el cepillo dental correcto. Dependiendo si nuestro compañero es de raza grande o chica, el cepillo de diente tendrá que ir en función a esto. El cabezal tiene que ser lo suficientemente cómodo para no lastimarle la boca.

56 vistas0 comentarios